7 reglas para hacer ejercicio seguro durante el embarazo

El ejercicio es una actividad fundamental en la vida, que no tenemos que descuidar si queremos tener un embarazo saludable. Sin embargo, no puede hacerse de cualquier manera y sin ningún control. Aquí te damos las pautas que deberías seguir para conseguir un ejercicio saludable para ti y tu bebé.

reglas-ejercicio1. Consulta con tu médico

La mayoría de las mujeres tienen un embarazo normal y sin complicaciones. Para ellas no hay razón por la cual no se puedan poner las zapatillas de deporte y acudir el gimnasio (a hacer ejercicios suaves) durante todo el embarazo. Sin embargo, en algunos casos -como en las mujeres con riesgo de parto prematuro u otros tipos de embarazo de riesgo- el médico puede desaconsejarte la práctica de ejercicio físico o limitar tu actividad. Así antes que nada asegurate de que cuentas con su aprobación y que las circunstancias de tu embarazo te permiten hacer ejercicio.

2. Sé constante

Es mejor y más efectivo hacer ejercicio suave frecuentemente (al menos tres veces por semana) que sólo de vez en cuando. ¿Crees que no tienes tiempo para hacer tanto ejercicio? Recuerda que no tiene que ser grandes periodos de tiempo – 15 minutitos de caminar a la hora de comer o después del trabajo son suficiente.

3. Tómatelo con calma

Tu corazón está haciendo horas extras durante el embarazo, bombeando más sangre para llegar a tu cuerpo y al del bebé, y tu capacidad pulmonar se habrá reducido bastante, lo que significa que necesitarás más tiempo para recuperar el aliento. Así que, no te estreses y tómatelo con calma. Los médicos recomiendan que mantengas tu ritmo cardiaco a 140 latidos por minuto o menos. Pero una manera más fácil de saber si está forzándote demasiado es simplemente asegurarte de que puedes respirar con normalidad. Sudar un poco y respirar con fuerza está bien, pero si notas que te falta el aliento o que el corazón te late demasiado deprisa, deja el ejercicio y descansa.

4. No te recuestes sobre la espalda

Evita el ejercicio que requiera que te recuestes sobre la espalda después del primer trimestre. Esto podría disminuir tu flujo de sangre y el de tu bebé.

5. Asegúrate de que comes lo suficiente

La mayoría de las mamás necesitan alrededor de 300 calorías adicionales al día durante el embarazo, así que asegúrate de que no estás quemando demasiado durante los ejercicios

6. No te sobrecalientes

Ten cuidado de no acalorarte demasiado al hacer ejercicio durante el primer trimestre, ya que puede ser peligroso para tu bebé. Asegúrate de beber suficiente agua y de que el lugar en el que realices el ejercicio no esté demasiado caliente.

7. Prepárate para ir modificando la rutina

Es posible que no puedas seguir corriendo durante cinco kilómetros cuando ya estés de seis meses. Es normal. Los cambios hormonales durante el embarazo te hacen más flexible (y por lo tanto, más propensa a lesionarte) y tu creciente barriga puede modificar tu centro de equilibrio, haciendo que tus ejercicios sean cada vez más difíciles. Es posible que tengas que ir recortando un poco el tiempo de tus entrenamientos, o disminuir su velocidad o resistencia. Si asistes a clases, asegúrate siempre de que el instructor sabe que estás embarazada. Así podrá ayudarte a ajustar tus ejercicios a tu estado.

Sobre el autor

admin

Escribir un comentario