Prepárate para el invierno!

En invierno, no es de extrañar tener catarros, rinitis y gastroenteritis, y las futuras mamás tampoco se libran.  ¿Cómo podemos estimular las defensas inmunitarias? ¿Qué tienes que hacer si tienes tos?  ¿Hay que tener miedo a la gripe? ¿Qué medicamentos debemos evitar?

Los expertos responden a todas tus dudas y te ayudan a vencer  las enfermedades que envenenan el invierno.

¿Las embarazadas son más vulnerables a las enfermedades del invierno?

Según los ginecólogos, algunas mujeres embarazadas cogen todo tipo de virus, mientras que para otras el embarazo es un periodo dorado en el que los alejan.

En ambos casos hay que respetar dos reglas básicas:

  • Nunca tomes un medicamento sin antes consultarlo con tu médico. Un tratamiento corriente durante un periodo de tiempo normal puede llegar a ser muy tóxico para una embarazada.
  • Reacciona con rapidez ante los primeros síntomas. Las enfermedades invernales no son peligrosas si se tratan a tiempo. Una mujer embarazada puede sufrir una segunda infección rápidamente.

¿Cómo podemos fortalecer el organismo?
Evidentemente, una embarazada no está protegida de las patologías invernales. En ese estado tan particular, tu salud y la de tu bebé son las que están en juego.

Por esta razón, debes adoptar algunas reglas preventivas. Ginecólogos y tocólogos recomiendan lo siguiente:

  • Fortalece tu organismo con una dieta equilibrada para evitar carencias.
  • Limita la contaminación microbiana. Más que nunca, tu higiene debe ser impecable: lávate las manos cada vez que salgas fuera, antes de comer…
  • Demuestra tu sentido común: abrígate bien, evita los excesos alimenticios que debilitan el organismo y los esfuerzos físicos considerables.
  • Toma complejos vitamínicos adaptados para el embarazo (pide consejo a tu médico).
  • Evita los ambientes demasiado calientes. Si tu hogar es demasiado seco, invierte en un humidificador (lo utilizarás más adelante para tu bebé), que purificará el aire de tu habitación. Para conseguir un resultado óptimo, añade algunas gotas de aceite esencial de eucaliptus (siempre y cuando no seas alérgica).
  • No utilices los cubiertos de tus hijos para evitar al máximo los virus que puedan arrastrar del colegio.
  • Piensa en la homeopatía. Los medicamentos homeopáticos son eficaces y no tóxicos, y se pueden tomar a lo largo de todo el embarazo. Según algunos expertos, no hay ningún problema en comenzar a tratar las patologías con la homeopatía. Si en las 24/48 horas el estado general no mejora, se pasa a la alopatía.

Sobre el autor

Maite

Maite Hernández, Valencia

Escribir un comentario